Jue. Sep 23rd, 2021

FAMILIA JUAREZ FLORES, CON 20 AÑOS DEDICADOS A LA PRODUCCIÓN Y VENTA DE LA FLOR DE “TODOS SANTOS”.

Desde hace 20 años la familia Juárez Flores, originaria del municipio de Tepeyanco Tlaxcala, se dedica a la producción y venta directa de la flor de cempasúchil, nube, terciopelo entre otras. Desde ese tiempo aprendieron el arte del cultivo, los papás fueron quienes enseñaron desde pequeños a sus hijos a fertilizar, regar y fumigar las plantas con el fin de tener una amplia producción cada año.

Tepeyanco es el municipio de la zona Sur, que cuenta con un aproximado de 120 productores y que durante esta temporada es visitado por una gran cantidad de familias, para adquirir sus flores.

La Familia Juárez Flores, recibe cada año a clientes de los diversos municipios del estado de Tlaxcala, así como a visitantes de otros lugares como Puebla, Tehuacán, Hidalgo, Ciudad Serdán, México por mencionar algunos.

El proceso comienza con la preparación de camas para la germinación de la semilla, y una vez que germina y alcanza una altura de 10 cm. aproximadamente se arranca y se realiza el trasplante en el terreno donde será cosechada, este terreno ya debió haber sido preparado previo para plantar la flor, la cual se va plantando cada 20 cm. y se van metiendo de 2 a 3 plantitas, para este proceso se debe realizar en días lluviosos para que pueda cultivarse de una mejor manera.

Daniel Juárez Flores, tiene 35 años de edad y aprendió esta actividad que realizan sus padres; comentó que pese a la pandemia , las familias no dejan de adquirir su flor en esta temporada, “Es imposible imaginarnos el Día de Muertos sin su característico, color naranja y su inconfundible olor, a pesar de la pandemia que estamos viviendo, y con ello la restricción a los panteones por seguridad de todos, en Tepeyanco, durante esta semana se ha registrado la visita de un gran número de personas que llegan para comprar la flor, con ello la venta de la producción, aunque no es igual a los años anteriores, se mantiene activa, pues las familias acostumbran a poner las tradicionales ofrendas, con este símbolo que llega a su máximo esplendor durante estas fechas”.

Daniel Juárez, poco a poco tomó la práctica para realizar esta labor tan importante para los mexicanos, ya que el trabajo que realiza junto con su familia, estará presente en miles de altares para honrar a sus familiares fallecidos.

La tradición indica que los pétalos de la planta sirven para guiar a los difuntos a las ofrendas que les colocan sus familias cada año. Su nombre viene del náhuatl y es una variación de las palabras cempohualli, que significa veinte, y Xóchitl, que significa flor, lo que da como resultado: flor de veinte pétalos.